Fecha y hora
15.8 C
Tlaxcala
InicioOpiniónY en México ¿Se vive en paz?

Y en México ¿Se vive en paz?

- Publicidad -spot_img

Y en México ¿Se vive en paz?

El IEP (Institute for Economics & Peace), es una organización internacional con sede en Sydney y con oficinas también en Nueva York y en la Ciudad de México; se dedica a promover una mejor comprensión de los factores económicos y sociales que inciden en el desarrollo de una sociedad de paz. El IEP genera un Índice de Paz Global, este índice califica a 163 países de todo el mundo y evalúa las condiciones de paz.

¿Qué lugar crees que ocupa México en este Índice de Paz Global? 

- Publicidad -

México se ubica en la posición 140 de 163, entre Etiopia (139) e Irán (141) ¡Preocupante! Nuestro país es parte de los países en semáforo naranja. Esto me hizo ver que la mayoría no estamos conscientes de la situación en que vivimos. Se enfatiza la problemática en México de la violencia contra periodistas, candidatos, así como la militarización. 

El país de nuestro continente mejor calificado es Canadá, quien ocupa la posición 10 del ranking, mientras que el país de Latinoamérica mejor calificado es Costa Rica en la posición 39. En Latinoamérica, nuestro país es el tercero peor calificado, sólo después de Venezuela y Colombia.

Esta grave crisis de paz que vivimos en México, ocasionada en gran medida por la violencia, se reflejó el pasado fin de semana en el triste, lamentable y vergonzoso suceso en el estadio “La Corregidora” en Querétaro. Un partido de fútbol que mostró la barbarie que daña y crece en México.

Lo que vimos ese fin de semana, esas imágenes desgarradoras de madres y padres tratando de proteger a sus hijos, en contraste con otros jóvenes, hijos, quizá padres, golpeando brutalmente a otros sin mayor recelo, duele decirlo pero eso es México. No soy yo, y habrá a quien le ofenda la generalización, pero sí es importante ver que hay un problema grave en nuestro país que no podemos ignorar. 

Quienes no tenemos en nuestras manos influir en las masas, en primer lugar tenemos que hacer un ejercicio de reconocimiento y modificación de nuestras conductas, cuidar eso que estamos transmitiendo en nuestros entornos más cercanos; en nuestras familias, vecindarios y demás círculos sociales. 

En Tlaxcala, durante el 2021 existieron, al menos 2890 agresiones catalogadas como lesiones o violencia familiar dentro del mismo número de carpetas de investigación, esto sin considerar la cifra negra en esta materia, sobre todo porque pocas veces, a menos de que sean agresiones graves, se denuncian este tipo de delitos. 

En un segundo momento, podemos tratar de hacer visible el problema y propiciar que las y los otros hagan un poco de consciencia. Hay diversas formas de ejercer violencia, incluso desde las instituciones, Tlaxcala es el tercer estado del país en donde hay, proporcionalmente, más personas en la cárcel sin sentencia, sólo después de Hidalgo y Campeche.

Dejemos de normalizar la violencia, reconozcamos y cambiemos esas pequeñas conductas que detonan actitudes negativas. Fomentemos una cultura de paz y respeto. 

Es muy preocupante y no es un problema que sea solo responsabilidad del gobierno, como sociedad debemos actuar y sobre todo ante un Presidente que ha hecho de la confrontación su pilar, que a diario polariza, divide, que responsabiliza a los gobiernos anteriores hasta de la riña en la corregidora “…resabios de los gobiernos noeliberales anteriores”; que públicamente habla de “nuestros opositores”, que siembra enojo y coraje en la sociedad. 

Las personas que se vuelven líderes activistas en contra de la violencia, aquellas personas que levantan la voz, que fomentan la paz, que exigen justicia, suelen ser personas que fueron víctimas o que perdieron a algún ser querido, ¡No esperemos a estar en esa posición para hacer algo!

El Índice de Paz Global lo muestra, las y los mexicanos vivimos en constante peligro, los datos estadísticos del INEGI también lo revelan, pues en nuestro país la principal causa de muerte en hombres de 15 a 34 años es por homicidios, nadie está exento. Por ti, por tu familia, por tu estado, por tu país, por favor ¡Hagamos algo! 

La violencia, tener armas en casa, creerte con el derecho de agredir, lesionar, robar o matar a alguién aun cuando creas que te dan motivos. La intolerancia, las agresiones, incluso cuando manejamos, la hostilidad e indiferencia ante el dolor ajeno ¡No es normal!  Hagamos un esfuerzo, aunque parezca nadar contra corriente. Podemos ser el cambio.  

Fuera de ruta…

Este 9 de marzo me asombró que se unan más y más mujeres a una causa que es de todas y todos, aunque aún haya algunas que rechazan, criminalizan o no se sientan identificadas, lo cual considero que obedece solo a una falta de conocimiento y acercamiento al feminismo. 

¿Eres de quienes llaman vandalismo a las pintas? Ahora trae a tu mente a esa mujer que más amas ¿listo? Entonces imagina que salió a la tienda y nunca regresó ¡Desapareció! ¡Desapareció hace meses! y a pesar de los indicios y la presión que ejerces, las autoridades no tienen ninguna respuesta, de hecho parece que no les interesa… ¿Qué harías? ¿Estarías ahí sentada o sentado esperando? ¿O querrías salir a gritar, exigir, hasta pintar, romper con tal de que te vieran y lograras llamar su atención para que hicieran su trabajo y te devolvieran a tu mujer querida?

Nadie quiere estar en ese lugar, es hasta difícil imaginarlo, pero todas merecemos sentirnos seguras en la calle, merecemos respeto, merecemos justicia ¡Merecemos vivir!

[email protected]

- Anuncio -spot_img

Si te lo perdiste

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img