Fecha y hora
24.8 C
Tlaxcala
InicioInnombrableIMSS-INSABI: que alguien explique

IMSS-INSABI: que alguien explique

- Advertisement -spot_img
  • Verónica Hernández López, Elizabeth Ojeda, Carmen Fernández, Antonio Marín y el propio Rigoberto Zamudio Meneses tienen mucho que explicar, sobre todo a aquellos médicos que ofendieron y por aquellos que han contratado sin perfil, basados en una negociación con Blanca Águila.

El 14 de diciembre de 2018, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció su intención de dar marcha atrás a la descentralización de los servicios de salud a la población sin seguridad social, proceso que por cierto había iniciado en 1982, al final del sexenio del presidente José López Portillo

López Obrador anunció también que se destinaría 25,000 millones de pesos para poner en marcha un esquema de federalización del sistema de salud, así como para iniciar la regularización laboral de alrededor de 80,000 trabajadores del sector, entre médicos, enfermeras y personal administrativo que, por lo menos hasta esa fecha, trabajaban por honorarios.

A partir de esta fecha en el país se inició a buscar información pero no fue sino hasta el 2019 cuando se comenzó con la inscripción en la plataforma http://medicosdelbienestar.salud.gob.mx/admin/

Para el caso de Tlaxcala la información ha sido “socializada” en grupos de WhatsApp en donde diversos integrantes de la dirección administrativa de la SESA comenzaron a dar a cuentagotas uno que otro dato a médicos, paramédicos y enfermeras. Todo a través del rumor.

Como usted recordará en 2003 Felipe Calderón creó el Régimen Estatal de Protección Social en Salud (mejor conocido como Seguro Popular) y es justamente la gente que se encontraba en esta área en Tlaxcala la primera en enterarse, quizá porque de este modo podían tranquilizarlos para no inconformarse por su despido, con la promesa de transitar del Seguro Popular al Programa “Médicos del Bienestar”.

Y así fue, pues al menos 127 médicos -que eran los que integraban el Seguro Popular que desapareció en Tlaxcala el 31 diciembre 2019- lograron ingresar a trabajar al INSABI el primero de enero del 2020.

Para el 5 febrero del 2020 llegó a Tlaxcala Alejandro Svarch, ex titular del Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), en aquella visita comentó, con un cerrado grupo, que todos los ex trabajadores del Seguro Popular serían absorbidos por el INSABI, no fue así, todos los seleccionados fueron previamente recomendados. Alguien desde la SESA lo permitió.

Este dato podrán corroborarlo aquellos trabajadores que desde enero, febrero y marzo trabajaron sin cobrar, pero que el 15 de abril despertaron con una “lanita” en sus cuentas. Ninguno sabía si era su primera quincena de INSABI o finiquito del seguro popular, hasta la fecha no lo tienen claro.

Para el 23 de Abril del 2020 varios de ellos fueron mandados llamar a las oficinas de INSABI (antes REPS) y una vez ingresando les fueron retirados sus celulares, pero al mismo tiempo recibían su hoja de presentación a través de Cecilia Quechol.

Esta hoja se encontraba marcada con fecha 2 de marzo, pero realmente se presentaron a su respectiva unidad médica el 23 de abril, ahora sí ya como trabajadores del IMSS.

En este documento aparecía la firma que corresponde a Erick Osorno de la Rosa, encargado de Recursos Humanos del O.P.D. Salud de Tlaxcala; los montos erogados en aquel momento era de $6,900 médicos/ enfermeros $ 4,900 y promotores $4,500.

Sin saber el por qué, para el 15 de octubre del 2020 reciben una noticia que nadie creía, les duplicaron el sueldo a todos, pero hay algo que ninguna de mis fuentes tiene claro, ninguno de ellos sabe si el sueldo era del estado o la federación.

Quienes he entrevistado para acabar con las dudas y recoger distintas versiones afirman en que nadie entregaba un documento ni les decía nada, pero hay algo en lo que todos coinciden: La fecha en que les llega este incremento es la misma en la que se dieron de alta al INSABI.

Desde ese día y hasta el primero de abril del 2021, de manera aleatoria eran notificados de diversas prestaciones y lo mejor: se les otorga su alta al ISSSTE, ya como trabajadores.

Todo transcurría normal, y así fue hasta diciembre de 2021, en pleno cambio de gobierno, cuando Verónica Hernández López, en aquel momento directora de atención primaria de salud -poblana que llegó con Rigoberto Zamudio- los cita en el auditorio del nuevo Hospital General de Tlaxcala, al menos a todos los médicos y enfermeras del INSABI y les notifica de evaluaciones, algo que se convertiría en condicionante para su permanencia.

Aquí vale la pena hacer una acotación, el INSABI jamás fue consultado para realizar estas “evaluaciones” y cuando los médicos se inconforman ante Antonio Marín -amigo íntimo de Zamudio- este galeno, para quitarse presión escupe: “Yo no sé cómo es que son médicos o cómo se titularon”.

Más tarde se sabría que, pese a haber reprobado la mayoría de médicos, solo nueve fueron dados de baja, lo que descarta que este examen haya sido el factor para seleccionar a los que continuarían y, lo peor, en esta última “selección” ingresaron algunos sin el perfil requerido, como promotores de salud.

Para el 31 de diciembre citan a un número determinado de trabajadores en oficinas centrales -cuando estas oficinas aún se encontraban en Chiautempan- en Ignacio Picazo Norte, allí mismo los despiden sin argumento alguno.

Es entonces cuando Blanca Águila -queriendo ganar adeptos y previa negociación- ahora sí exige exámenes para el personal de INSABI para ver quiénes serían despedidos de acuerdo con sus conocimientos… ¿y qué cree usted? el INSABI acepta, por lo que realiza un examen en la primera quincena de enero de 2022. Debo reiterar que el INSABI jamás autorizó estos exámenes.

Todo esto hace presumir que Verónica Hernández López, la amiga del secretario de salud Rigoberto Zamudio Meneses, negoció con Blanca Águila Lima, pues cedió a su petición aun cuando estas plazas -de acuerdo con un oficio enviado desde el gobierno federal- no estaban a negociación con ningún sindicato.

Pasan los días y entonces el 29 de Marzo la responsable de nómina del INSABI, Elizabeth Ojeda, les notifica vía WhatsApp que debían presentarse el 31 de marzo en oficinas centrales -para entonces ya ubicadas en “La Ciénega”-, en Apetatitlán.

En este texto solo les comenta que la cita es para firma de nómina y asuntos generales, sin advertirles del examen que les tenían preparado y que serviría para despedir a 9 médicos. Esos espacios ya habían sido negociados con la diputada Blanca Águila, sí, una vez más por Verónica Hernández López.

En aquella cita los primeros en pasar fueron los promotores, odontólogos y al final los médicos generales, a esto últimos les realizan un examen de conocimientos dirigidos a la atención de tercer nivel, algo que no corresponde a las actividades que estaban desarrollando los médicos.

En la urgencia de Verónica y su negociación con la legisladora Águila Lima, ese mismo día les entregan resultados, todos reprobatorios -salvo dos médicos con notas de 6 y 6.2.

Es por eso que en esa misma fecha, pero ya por la noche, la contadora del INSABI -Elizabeth Ojeda- y la responsable de Recursos Humanos de la misma dependencia les notifican que ya no se presenten al día siguiente, el pretexto como es obvio fue haber reprobado su examen. Nueve médicos fueron separados de su cargo.

Versiones extraoficiales afirman que, al tener encima a Blanca Águila, estos espacios -los nueve- sirvieron para negociar con ella, pues de los médicos dados de baja se contrataron a 5 recomendados por Blanca Águila y 4 se le quedaron para el INSABI. Verónica Hernández López había cavado su tumba.

Solo como dato para el anecdotario, varios de quienes se inscribieron desde el 2019 no están en esta lista, otros que llevan meses ya están dados de alta en IMSS-INSABI y todo este conflicto lleno de dudas claramente ha sido alimentado desde la SESA, donde Rigoberto Zamudio Meneses ha ido perdiendo fuerza.

Las tres de ley… 1- Lorena Cuéllar Cisneros ayer se reunió con diputados locales para explicarles las ventajas y alcances del esquema IMSS-BIENESTAR, algo que era sumamente necesario para mantener estabilidad en ese poder.

2- Las reuniones sostenidas ante los grupos inconformes han resultado benéficas, porque así Cuéllar Cisneros conoce y escucha de viva voz la realidad de los médicos que se sienten ofendidos y engañados por Rigoberto Zamudio.

3- Llegará el momento en el que, así como Nayarit, Tlaxcala se convierta en la segunda entidad con este esquema completo. Paulatinamente y sin negociación con Blanca Águila los trabajadores tendrán su estabilidad laboral, ahora solo falta que alguien se los informe y explique. Comunicar es Gobernar.

Contáctame en innombrablemx@gmail.com y también en noticias@martinrodriguezhernandez.com

- Anuncio -spot_img

Si te lo perdiste

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img