Fecha y hora
10.1 C
Tlaxcala
InicioInnombrableLa caída de Águila

La caída de Águila

- Publicidad -spot_img
La cantante internacional Lila Downs mandó un piropo para los artesanos de Tlaxcala. Con ese comentario la artista de origen oaxaqueño nos pone en el mapa internacional, algo que pocos interpretes pueden lograr con un simple texto.

La instalación de la Junta de Gobierno del OPD IMSS-Bienestar que se celebró ayer en la Ciudad de México y con la que el organismo formalmente inicia operaciones de manera legal parece ser la última estocada para la debilitada y desgastada eterna lideresa de los trabajadores del sector salud en Tlaxcala, Blanca Águila Lima.

El Organismo Público Descentralizado surge con autonomía operativa, recursos presupuestarios, materiales, humanos, financieros y de infraestructura que le transfieren los gobiernos estatales con cargo a recursos propios y a fondo de aportaciones.

En Tlaxcala, se encargará de la operación de las unidades médicas, mientras que el añejo y viciado OPD Salud de Tlaxcala tendrá la responsabilidad de dirigir las políticas en materia de salud -para que sigan mostrando su legitima preocupación por los derechohabientes-, pero ya sin el manejo de los dineros.

- Publicidad -

Lo deseable sería que en un futuro, este último, desapareciera ya que es por todos conocido que en lo últimos años representó “el gran negocio” para secretarios, directivos y obvio para la impresentable Águila Lima, quien nunca desaprovechó ninguna oportunidad para hacer negocio y obtener beneficios personales.

¿Recuerda el berrinche que montó a inicios de la administración cuando la SESA no cedió a adquirir las tarjetas para el pago de prestaciones a trabajadores con el proveedor que ella sugirió?, al final si se cambió de empresa, pues cumplía con todas las especificaciones, y el negocio de Blanca se fue al caño.

Tras los escándalos que en las últimas semanas ha orquestado la aún diputada local, incluyó la exigencia de destituir al director de Administración del OPD Salud de Tlaxcala por suministrar alimentos en mal estado. Algo que el propio secretario del ramo, Rigoberto Zamudio, salió a desmentir.

En el documento que presentó Blanca Águila para demandar el cese del funcionario pidió a la Cofepris que realice una inspección de los alimentos que se adquieren y determine si son aptos para el consumo humano. Esperamos la respuesta de esa oficina para que, en caso de confirmarse, exista castigo para los involucrados.

Vaya hasta una queja ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) incluyó por violaciones graves en el desempeño de las funciones de los encargados de adquirir los alimentos.

Ayer siguió con una protesta donde utilizó a la base trabajadora de los hospitales del estado para insistir en la destitución del director administrativo y para hoy afirman que tomarán oficinas centrales hasta lograr la destitución de Julio César Meneses Guerrero.

Ahora sabemos el trasfondo del asunto, fiel a su estilo Blanca Águila jugó sus últimas cartas y con todo este show mediático buscaba ganar reflectores ante sus agremiados.

En un último intento desesperado buscó proyectarse como una líder preocupada por los derechos de sus representados, algo que nunca hizo; incluso fue más allá y hasta reclamó la calidad de los alimentos que reciben los pacientes.

Obvio que con ese argumento todos nos sumamos, la salud de los pacientes y sus familiares es prioritaria, por eso mismo vale la pena acabar con “líderes” como ella que desvian el dinero para sus propósitos, en lugar de usarlos para mejorar las condiciones del personal de salud, de los pacientes y de todos los involucrados.

¿Pero por qué eligió esta fecha?, pues simplemente porque ella era la PRIMERA que sabía que esta semana se concretaría la instalación de la Junta de Gobierno del IMSS-Bienestar y con ello continuaría su decadencia.

Me explico: como se lo adelanté en este mismo espacio, el avance que registra Tlaxcala en la federalización de los servicios de salud es importante y así lo ha destacado el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador. Aunque no todos coindicimos en esas cifras alegres.

Esto abre la posibilidad al surgimiento de un nuevo sindicato IMSS-Bienestar y como ya lo ha dicho también el presidente y lo establece el decreto que firmó para la creación de este organismo, los trabajadores tendrán libertad de elegir el sindicato que más le convenga.  Esto, evidentemente, a la única que no le conviene es a “Blanquita”, como le llaman quienes han recibido o buscan una plaza.

El Artículo Cuarto Transitorio del decreto señala: “Los derechos individuales de las personas trabajadoras de los servicios de salud estatales, que se pudieran haber generado hasta antes de su transferencia al IMSS-Bienestar serán respetados en sus términos…sin perjuicio de que se puedan establecer esquemas de remuneraciones para las personas trabajadoras antes referidas”.

Es decir, los empleados que decidan sumarse al nuevo sindicato mantendrán sus niveles y derechos laborales que adquirieron en su momento con la sección 27 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (Sntsa) y eso abre la posibilidad de que Blanca se quede sin la Coordinación de la Fracción Parlamentaria del PRI… y sin agremiados a los que pueda sangrar.

Además, si le sumamos que el decreto publicado el 31 de agosto de 2021 establece en el Artículo 12 como atribuciones indelegables de la Junta de Gobierno del IMSS-Bienestar: “Aprobar las condiciones generales de trabajo del personal de base del IMSS-Bienestar a propuesta de la persona titular de la Dirección General para someter dichas condiciones a la autorización de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Es decir, está atada de manos y en sus desesperados intentos por no perder adeptos, Blanca Águila monta, a la menor provocación, un show mediático que le dé foco como la líder sindical preocupada, ahora sí,  por la calidad de servicios que se brinda a los pacientes, cuando en años pasados, lo único que le importaba era el negocio que representaba para ella lucrar, económica y políticamente, con la base trabajadora.

Lo que es un hecho es que la consolidación del modelo IMSS-Bienestar en Tlaxcala representa la caída de uno de los personajes sindicales que más daño ha hecho a la sociedad tlaxcalteca y eso es un tema tan sensible como lo es el de la salud pública. La caída de Águila es cuestión de tiempo.

Por cierto, recuerdan cuando Blanca amenazó con no aceptar insumos del IMSS-Bienestar para «evitar problemas legales», además de obligar a sus agremiados a no recibir instrucciones por parte de los nuevos sindicalizados de ese programa, mucho menos usar las ministraciones (insumos) de oficinas centrales para mostrar su inconformidad con este proyecto lanzado por López Obrador. Ahí están las consecuencias.

Contáctame en [email protected] y también en [email protected]

- Anuncio -spot_img

Si te lo perdiste

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img