Fecha y hora
24.8 C
Tlaxcala
InicioInnombrableRector transportista

Rector transportista

- Advertisement -spot_img
El diputado Rubén Terán Águila presentó la iniciativa con proyecto de decreto, por el que solicita se declare el 2022 como Año del Centenario del Natalicio del Maestro Desiderio Hernández Xochitiotzin; la propuesta también contempla que se otorgue la presea al arte “Maestro Desiderio Hernández Xochitiotzin”, a quien se distinga por su actividad en cualquier forma de arte en la entidad y sea entregada en sesión solemne el 11 de febrero de cada año.

Una bomba de tiempo que pronto detonará en el sector transportista del estado es el “Polibus”, que recientemente presumió con “bombo y platillo”, Enrique Padilla Sánchez, rector de la Universidad Politécnica de Tlaxcala (UPTx), como un sistema de transporte universitario pionero en Tlaxcala.

La idea: un camión que diariamente traslade a cerca de 800 estudiantes de la capital -como municipio piloto- a la casa de estudios.

El argumento: garantizar un traslado seguro a universitarias, estudiantes y docentes politécnicos.

El problema: el interés político y económico del rector y su “socio” Tomás Órea Albarrán, quienes vieron por un lado la oportunidad de hacer negocio redondo y por otro acaparar reflectores a costa de la universidad.

Resulta que la empresa que dará el servicio por el que la UPTx cobrará 6.00 pesos a los alumnos, es del polémico ex alcalde de Zacatelco, Tomás Órea, quien lleva años consolidado como empresario en el ramo del transporte de personal de empresas.

Es increíble que un rector de una universidad pública, movido por sus intereses políticos, decida explotar las vías de comunicación del estado y abrir una nueva ruta de transporte, con el pretexto de cuidar a la comunidad universitaria. ¡Qué bondadoso nos salió Enrique Padilla!.

Y fíjese que en eso si es pionero el rector de la UPTx, porque no creo que exista antecedente de que un rector tome decisiones que le competen a la Secretaría de Movilidad y Transporte (antes Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado)

Solo habían pasado un par de horas del banderazo del “Polibus” en la Plaza Xicohténcatl de la capital, cuando transportistas del sur del estado ya se estaban manifestando por lo que consideran un exceso por parte de Enrique Padilla.

Ante la pérdida económica que representa para ellos que universitarios opten por tomar el “Polibus”, señalaron que el Gobierno del Estado debe intervenir y hacer valer la ley, ya que en ningún momento fueron considerados como opción para prestar el servicio y se adjudicó de manera discrecional al ex alcalde de Zacatelco.

Lo grave es que si las autoridades estatales no reaccionan, otras universidades públicas o privadas pueden empezar a replicar estas acciones e implementar su propio servicio de transporte, lo que generaría un conflicto en el sector por la cantidad de intereses que se mueven en el gremio.

Enrique Padilla y Tomás Órea pueden argumentar que su único objetivo es ofrecer a los universitarios una opción de traslado, que quieren cuidar la integridad de los estudiantes y que todo es en pro de los jóvenes, pero lo que es un hecho, es que sus antecedentes –los dos han sido diputados locales- demuestran que siempre han velado por sus intereses personales.

Durante su paso por distintos cargos públicos no han hecho nada trascendente ni en beneficio de la sociedad tlaxcalteca.

El único mérito de Enrique Padilla es ser el ahijado político de la matriarca Beatriz Paredes, sus principios se venden al mejor postor, y sino cómo se explica, que en el pasado gobierno priista llegó a la rectoría de la UPTx e inexplicablemente en esta nueva historia con Morena se mantuvo en el cargo y hasta asume posturas protagónicas en la agenda mediática.

El ego y ambición política de Padilla Sánchez le pueden pasar factura, simplemente, porque no puede la figura de una persona ser el centro de la política educativa de la Universidad, de ser así, los contenidos curriculares, la formación de profesionales y el futuro de la institución están condenados a las ocurrencias de un rector con aires de transportista y eterno aspirante a cualquier cargo público.

La tres de ley:

1.-El escándalo de los audios de WhatssApp del secretario de educación, Homero Meneses y la Delegada Gwendolynee Amaro Ramírez, llegó hasta la Secretaría de Gobierno, oficina desde donde al funcionario estatal y representante sindical les “jalaron las orejas” y les pidieron que dejarán de exhibirse a través de este medio. Ojalá así entiendan.

2.-Una de las primeras acciones del Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional en Tlaxcala, presidido por Miriam Martínez, fue exigir al Gobierno del Estado nombrar al Secretario de Seguridad Ciudadana ante el incremento de los índices de inseguridad que registra el estado, la medida la consideran urgente.

3.- Mi apoyo total al Diputado Rubén Terán Águila que el día de ayer presentó la iniciativa con proyecto de decreto, por el que solicita se declare el 2022 como Año del Centenario del Natalicio del Maestro Desiderio Hernández Xochitiotzin, algo que en entrevista exclusiva nos había comentado, por su parte, Antonio Martínez Velázquez, hoy Secretario de Cultura en la entidad.

La propuesta también contempla que se otorgue la presea al arte “Maestro Desiderio Hernández Xochitiotzin”, a quien se distinga por su actividad en cualquier forma de arte en la entidad y sea entregada en sesión solemne el 11 de febrero de cada año. Honor a quien honor merece.

Contáctame en innombrablemx@gmail.com y también en noticias@martinrodriguezhernandez.com

- Anuncio -spot_img

Si te lo perdiste

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img