Fecha y hora
20.8 C
Tlaxcala
InicioInnombrableCorrupción en la SIA

Corrupción en la SIA

- Publicidad -spot_img
En lo que fue la penúltima presentación en el Teatro del Pueblo, más de 10 mil espectadores aplaudieron la visita de Flans y Pandora. Durante el show, las cantantes mexicanas agradecieron la invitación de la gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros, con un concierto conmovedor, además reconocieron el apoyo y cariño del público tlaxcalteca, que cantó todas y cada una de las canciones.

La gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros debe voltear de vez en vez para revisar quién o quiénes le siguen el paso; algunos porque no saben trabajar, otros porque desconocen del ramo y la mayoria porque tienen sus propios intereses, pero no todos pueden seguir el ritmo al que Cuéllar está acostumbrada a trabajar.

Los recortes presupuestales y la falta de una estrategia por parte de las autoridades para enfrentar esta situación y encontrar alternativas que brinden apoyo a los productores locales han terminado por golpear al campo tlaxcalteca en los últimos años.

Si a esta situación le sumamos la incompetencia y el actuar cuestionable de algunos perfiles que despachan al interior de la Secretaría de Impulso Agropecuario (SIA), el resultado es desastroso para un sector que representa una de las vocaciones principales del estado: el campo.

- Publicidad -

Mauro Maza de Lucio, jefe de departamento de Fomento Agrícola de la SIA es el claro ejemplo de que la ineptitud, inexperiencia y corrupción son una combinación peligrosa.

De entrada, el “flamante” jefe de departamento solo cuenta, de acuerdo con la síntesis curricular que se puede consultar en la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), con estudios de preparatoria, además de conocimientos en producción de árboles rurales, maíz y manzana.

Su única experiencia laboral antes de convertirse en funcionario público, es la venta e instalación de calentadores solares en el estado y también se desempeñó como técnico de productores y ovinocultores en su natal comunidad Adolfo López Mateos, de Hueyotlipan.

No sabemos si con esta “impresionante” ficha curricular le “llenó el ojo” al secretario José de Jesús Rafael de la Peña Bernal para colarse en la nómina de la SIA.

Mauro Maza presume su cercana amistad con el ex alcalde de  Hueyotlipan, Mauro León Garfias, el mismo que fue acusado por sus presidentes de comunidad de un daño patrimonial en contra de las arcas municipales y desvío de recursos por más de 21 millones de pesos.

Además, de la limitada preparación del funcionario existen graves acusaciones en su contra por el presunto lucro de apoyos destinados a productores, en  tiempos donde su familia encabezaba el comisariado ejidal en Hueyotlipan.

Resulta que en aquel entonces, la familia Maza era intermediaria entre productores de la comunidad de Adolfo López Mateos y las autoridades de la desaparecida Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

Entre otros programas que operaba en ese tiempo, estaba el Fondo para el Apoyo a Proyectos Productivos en Núcleos Agrarios (Fappa), el cual entregaba cartas de autorización para que hombres y mujeres recibieran recursos de hasta 240 mil pesos a fondo perdido para  infraestructura básica, equipo, insumos, especies pecuarias y asesoría técnica.

En Tlaxcala, el recurso se orientaba principalmente a la construcción, rehabilitación y desazolve de jagüeyes, lo que representaba un apoyo importante para los productores, ya que les permitía almacenar el agua proveniente de escurrimientos superficiales.

En teoría, el Fappa parecía un programa que verdaderamente ayudaba a productores tlaxcaltecas, ya que el recurso que recibían no lo tenían que reembolsar solo justificar su correcta aplicación. Sí, el dinero se entregaba a fondo perdido.

¿Pero qué cree? La familia Maza vio en la estrategia agricola una oportunidad para hacer negocio y aprovechando su privilegiada posición se llenó los bolsillos de dinero que le correspondía a los campesinos.

Existen acusaciones de que al menos tres cartas de autorización del Fappa quedaron en manos de un integrante de la familia Maza, es decir, 720 mil pesos del erario nunca llegaron a los productores que lo necesitaban.

Para lograr quedarse con el recurso “el intermediario” echó mano de prestanombres, pero su ambición fue tal que a las personas con las que confabuló este fraude, solo recibieron 6 mil pesos por cada carta.

Es inadmisible que con estos antecedentes, Mauro Maza esté ocupando una oficina en la SIA. Si cuando no manejaba dinero público logró desviar cientos de miles de pesos, imagine las tropelías que desde la comodidad de su escritorio está realizando en este momento, con el presupuesto a su disposición.

Lo peor es que sus corruptelas afectan a uno de los sectores productivos más castigados históricamente y les quita la oportunidad a mujeres y hombres del campo de mejorar sus condiciones de trabajo, un verdadero descaro.

Para que tenga una idea del manejo opaco de los programas de apoyo al campo que caracterizaba a los gobiernos anteriores y de lo cual sacó provecho Mauro Maza, el Fappa fue uno de los 11 subprogramas que actual Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) desapareció en 2019, ya que estas estrategias por años habían sido señaladas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) por presuntos desvíos y malos manejos.

Pese a las críticas hacia al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, es un hecho, que muchos programas y estrategias de apoyo eran la “fachada” para negocios millonarios de funcionarios y sus familiares, por eso decidió eliminarlos.

Desgraciadamente, en la SIA tenemos un ejemplo de como la corrupción se premia. No dudo que haya muchos perfiles en el estado con mayor preparación, experiencia y sobre todo integridad que puedan ocupar ese cargo.

Por el bien de los campesinos locales es necesario revisar los antecedentes de quienes forman parte de las dependencias estatales o de mínimo realizar una auditoría a los programas que maneja Mauro Maza.

Están a tiempo de depurar la nómina y evitar que los recursos acaben en manos de particulares en detrimento de las personas que son prioridad para los gobiernos morenistas: los que menos tienen.

La titular del ejecutivo cuenta con la expeciencia, las ganas y el apoyo del gobierno federal para continuar con lo que han llamado “una nueva historia”, el problema radica en quienes acompañan a la gobernadora. No basta con ser serviles, funcionario sin capacidad es inservible.

Contáctame en [email protected] y también en [email protected]

- Anuncio -spot_img

Si te lo perdiste

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img