Fecha y hora
11.8 C
Tlaxcala
InicioEstadoInvasión de espacio público en Tlaxcala atenta contra derechos de las personas

Invasión de espacio público en Tlaxcala atenta contra derechos de las personas

- Publicidad -spot_img
  • El “agandalle” normalizado de las aceras y espacios públicos en Tlaxcala impera por encima de los derechos de movilidad de adultos mayores, personas con discapacidad y de la ciudadanía en general.

Al realizar un recorrido por las calles de cualquier colonia, municipio, comunidad e incluso por el centro de la capital de Tlaxcala, cualquier puede notar lo evidente: El espacio público en Tlaxcala no existe; es de quien se lo “agandalla”.

En su definición más básica el espacio público está conformado por vías, andenes, plazas, bulevares, parques, zonas verdes, mercados, galerías comerciales, estadios, corredores, estaciones de transporte y todos los espacios que son para el uso y disfrute de todos; situación que en Tlaxcala, evidentemente, no sucede.

- Publicidad -

Tiendas, comercios, talleres, restaurantes y hasta particulares se adueñan con facilidad de banquetas, calles, áreas verdes, camellones, paraderos y todo espacio público disponible, lo que representa un riesgo para los ciudadanos, ya que obstruyen el paso de los peatones y obstaculizan las vialidades.

Para el señor Víctor, de 78 años, vecino de la colonia centro y con discapacidad motriz, quien usa silla de ruedas expone que la movilidad por las aceras es prácticamente imposible.

Están ocupadas por los anuncios de los negocios o su mercancía, así con todo el descaro del mundo; uno tiene que bajarse de la acera para seguir su camino y lo peor es que lo ven de lo más normal que uno tenga que adaptarse a este agandalle en lugar de respetar los derechos de la gente”, afirma.

Los objetos que se utilizan para invadir los espacios van desde anuncios, llantas, cajas, mesas, sillas, estructuras semifijas y hasta los mismos productos que expenden los comerciantes su ocupan para el “apartado” de lugares.

«Ya es algo normal y no hay quien diga nada», asume doña Victoria de 64 años de edad quien camina sobre la avenida Ingenieros de Loma Bonita después de hacer sus compras en la recaudería instalada sobre dicha vía y que ocupa acera y la mitad de la avenida como cajones de estacionamiento.

Ante la inoperancia de la autoridad municipal, los comerciantes aprovechan la situación, y lo que inicia con la colocación de un anuncio publicitario o un par de lonas, termina por convertirse en la instalación de estructuras fijas empotradas a las banquetas en un lugar que debiera ser de uso público.

La indiferencia del Ayuntamiento ha generado que esta problemática crezca y se extienda, prácticamente, a todas las colonias de la capital y sus calles, donde no hay un solo negocio en la capital que no aproveche la situación y se sienta dueño de la vía pública, en algunos casos las actividades comerciales terminan por desarrollarse en plena calle sin ninguna consecuencia.

Un claro ejemplo, son los talleres mecánicos donde los dueños de estos establecimientos reparan las unidades en plena avenida, sin importarles el riesgo que esto representa.

Qué establece la Ley

El Bando de Policía y Buen Gobierno del municipio de Tlaxcala en su Título Quinto, Capitulo III establece como faltas contra el bienestar colectivo “Hacer uso de las calles, banquetas o cualquier lugar público, sin permiso previo del Ayuntamiento de Tlaxcala, para poner un puesto comercial, ya sea para el desempeño de trabajos, para la exhibición de mercancías o para el establecimiento habitual de vehículos u otros muebles”.

Esta falta se sancionará con multa por el equivalente de trece a dieciocho días de salario mínimo vigente en el Estado de Tlaxcala y en caso de no pagar la multa el infractor, con arresto de doce a treinta y seis horas.

Así, lo único que falta es que la autoridad aplique la ley y a través de las áreas correspondientes se atienda la problemática que atenta contra el derecho a la ciudad  de los tlaxcaltecas, que de acuerdo con la ONU es “el derecho de todos los habitantes a habitar, utilizar, ocupar, producir, transformar, gobernar y disfrutar ciudades, pueblos y asentamientos urbanos justos, inclusivos, seguros, sostenibles y democráticos, definidos como bienes comunes para una vida digna”.

Además, es necesario que la autoridad socialice estas faltas y sus consecuencias con la finalidad de que los ciudadanos conozcan que existen reglamentos que establecen la prohibición de estas prácticas que en Tlaxcala están normalizadas.

- Anuncio -spot_img

Si te lo perdiste

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img